lunes, 13 de marzo de 2017

Cardenal Robert Sarah y el silencio.



Leo el libro del Cardenal Robert Sarah y Nicolás Diat sobre "La fuerza del silencio. Contra la dictadura del ruido". Y me encuentro, en la edición de Fayard, la dedicatoria a Monseñor Raymond-Marie Tchidimbo, antiguo obispo de Conakry, prisionero y víctima de una dictadura sangrienta.
Y yo que me considero reaccionario caigo en la cuenta de que no se nada de uno de los grandes mártires del Siglo XX. Y que apenas conozco  la figura de Ahmoud Sekú Toure; tipo que combina a la perfección barbarie tercermundista, la brutalidad del "fundador de naciones" y el marxismo recocido en África.
No sabía nada de Campo Boiro, el lugar donde estuvo encerrado en una celda Tchidimbo, mientras a su alrededor se torturaba y mataba a unas 50000  personas.
Muchos somos ingratos con los mártires. Sarah no, y eso dice mucho de un cristiano. Los verdugos salen mejor parados. Basta ver lo que dice wikipedia del criminal:  Ahmed Sékou Touré (9 de enero de 1922 – 26 de marzo de 1984) fue un líder político de Guinea y uno de los principales impulsores de la independencia de su país, antigua colonia de Francia. Fue presidente de Guinea desde su independencia en 1958 hasta su muerte.



Hay que bajar mucho en la biografía para encontrar la primera referencia a Campo Boiro.
Pongo aquí una imagen publicada por la asociación de víctimas.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada