domingo, 21 de diciembre de 2014

Tirano justificado.

Para resultar justificado y, a veces, bendecido al tirano le basta proclamarse de izquierdas.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Inicio del error en mi bioética.

Al aproximarme a la bioética partía de un error inicial. Entendí la aproximación como parte de una lucha cultural. Lo fundamental era construir el argumento, es decir, la apologética. No se si ya entonces se cumplía en mi la aguda apreciación de don Colacho de que la apología encubre falta de convicciones y que la fe no es elocuente. El hecho es que sólo tardíamente, a través de largísimas páginas de discusiones, entendí lo que acabe encontrando inmejorablemente expuesto en Gómez Dávila, nada nos excusa del deber de comprender, parte de la construcción de nuestra propia alma. Luego, quizás, es relevante compartir, con unos pocos amigos lo que se cree haber entendido. De hecho, desde esta perspectiva la lectura de la bioética consiste en ver lo que están haciendo los bioéticos como parte del error moderno. Luego observamos que unos pocos han logrado ilustrar los contornos de lo que estaba ocurriendo. A veces construyendo un sistema en el que algunas intuiciones son verdaderamente esclarecedoras, otras sencillamente acertando en la descripción y en el relato.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Lombardi.

No se si podemos sorprendernos  por el hecho de que algunos de quienes mejor describieron desde el catolicismo las mascaras de la bioética, como Lombardi Vallauri, terminasen en la mas abrupta disidencia. Y, sin embargo, nadie ha superado su definición del aborto sádico y nade como él supo ver en el sadismo la clave de lectura de la liberación contemporánea. ¿Nadie? Bueno, como casi siempre, don Colacho lo    adivina en sus escolios.

lunes, 15 de diciembre de 2014

La vuelta al consenso constitucional.

Cuando algunos predican la vuelta al consenso constitucional parecen olvidar  que la panacea del 78 fue para una parte relevante  sólo una etapa del proceso separatista. Lo que se les concedió fue para aquella  mero punto de partida, cierto que mucho mas de lo que esperaban, y  base de la vuelta a las taifas desde las que construir sus naciones. Cuando están en lo que creen una etapa definitiva  ¿Que sentido tiene llamarles al viejo consenso? Su deslealtad prueba que el consenso sólo existía en la mente de una parte de los constituyentes. Era mas bien una mascara que ofrecía a unos impunidad y acuerdo en la monarquía, a otros impunidad y rápido acceso al poder y sus riquezas.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Casi nadie es mejor de lo que parece y casi nunca merece la pena detenerse a averiguarlo.

Casi nadie es mejor de lo que parece y casi nunca merece la pena detenerse a averiguarlo.

viernes, 12 de diciembre de 2014

El progresismo no es una previsión esperanzada del futuro sino una reconstrucción interesada del pasado. Una mera excusa para situarse en la época "superior".

El progresismo no es una previsión esperanzada del futuro sino una reconstrucción interesada del pasado. Una mera excusa para situarse en la época "superior".