martes, 23 de agosto de 2016

Muy buen programa de tv sobre Nicolas Gomez Davila.

Aunque siguen con lo del polo y Gracua Marquez copio un enlace a un programa mexicano muy acertado. Me ha gustado mucho lo del decadentismo frances y la descripcion de los lios editoriales que a todos nos traen por la calle de la amargura.
https://youtu.be/KeNORQhv_Zc
Por cierto el programa se llama final de partida.

lunes, 22 de agosto de 2016

Error en la traducción del Acantilado de la cita Kazimiers Brandys del artículo "El genocidio camboyano" de Simon Leys.

Despierta un pequeño placer- que por cierto califica mas a quien lo encuentra que al autor del error- el hallazgo de una incongruencia en una magnífica traducción. En la cita de Kazimierz Brandys de la página 461 de la edición del Acantilado de diversos trabajos de Simon Leys reunidos bajo el título de "Breviario de saberes inútiles", en el artículo dedicado al genocidio camboyano, se traduce:" La historia contemporánea  nos enseña que lo único que hace falta es un individuo mentalmente enfermo,  dos ideologías  y trescientos matones asesinos para tomar el poder  y matar a millones de personas." La traducción no tiene mucho sentido aplicada a ese genocidio, pero la frae  es "dos ideólogos" exactamente "Two ideologues" que es lo que aparece en el artículo original en "The Monthly".

sábado, 20 de agosto de 2016

Simon Leys sobre especialistas I.

La amnesia de los lectores es la piedra angular de la autoridad de un especialista. (Simon Leys. Los especialistas en China)

sábado, 13 de agosto de 2016

Cumpleaños de Fidel.

No es la habilidad de la propaganda sino la estulticia de los seguidores lo que hace aparecer al dinosaurio como modelo de renovacion Si no hubiese tanta sangre de por medio, tendria gracia.

miércoles, 10 de agosto de 2016

A vueltas con la felicidad. Gomez Davila.

Los dioses no castigan la búsqueda de la felicidad, sino la ambición de forjarla con nuestras propias manos.
Sólo es lícito el anhelo de lo gratuito, de lo que no depende en nada de nosotros. Simple huella de un ángel que se posa un instante sobre el polvo de nuestro corazón.