sábado, 7 de enero de 2017

Revisión histórica y buenismo.

Vaya por delante mi afecto a los numerosos luteranos que he leido y encontrado a lo largo de mi vida, y especialmente a Kierkegaard o Unamuno, que en cierto modo lo era, pero...Las reconciliaciones no pueden construirse sobre la falsedad o el olvido de lo sucedido, pues muchas veces eso crea injusticias y además extiende la impresión de que estamos ante un buenismo falso que encubre no el afecto o la búsqueda de un futuro unido sino la abdicación o la cesión de algún interés no expresado.
Por otra parte, debe entenderse que como español e "imperial", en el sentido que eso tenía en el XVI, no sea comprensivo hacia los deseos de reconstruir una "buena conciencia alemana" a base de la española.
En definitiva si Lutero tenía razón el catolicismo y quienes lo han apoyado, y singularmente la larga relación de papas, eran la "puta de Babilonia" y encarnaba no un error religioso sino el "Anticristo". En palabras textuales del propio ex agustino. Pero si no tenía razón el reformador fue responsable de un daño grave a la Iglesia que fundó Cristo y que no podía estar tan corrompida. Yo no tengo la solución del dialogo intercristiano, que me parece fundamental en esta época de minoría, pero el acercamiento no puede realizarse sobre la base de que quienes tenían razón en lo esencial: la continuidad del cristianismo en la Iglesia desde los apóstoles, admitan que se necesitaba una nueva fundación que arrasó, por ejemplo, con la vida sacramental.

1 comentario:

  1. Que significaba ser imperial en el siglo XVI?

    ResponderEliminar