lunes, 3 de agosto de 2015

Planned Parenthood. El tirano protegido.

El dominio de lo políticamente impuesto se ha establecido mediante la presión indirecta. Normalmente en el área académica, donde ha tenido mas éxito cegando las posibilidades de pensamiento crítico en Occidente, se ha tratado al incorrecto de antiacadémico y se ha establecido contra él un cerco de silencio. Por ejemplo es difícil ser profesor y oponente al aborto o defensor del matrimonio monogámico.
Pero donde esto no basta, la censura adquiere los  caracteres de persecución y limitación de libertades. Bata recordar lo que ocurrió con el "grito del silencio" del Nathanson.
Esto con mayor gravedad ha vuelto a suceder en el asunto de los vídeos grabados a Planned Parenthood sobre la compra (provocada) de las partes sobrantes de los fetos tras el aborto, con posibilidad de selección previa y todo tipo de detalles sobre la calidad del producto.
El objetivo de la acción censora en la que ha intervenido el aparato dominado por los demócratas es que no se vean los videos y para ello, por supuesto, han contado entre otras ayudas con un juez obamista.
La acción represora se plantea siempre igual. Se protege el derecho del fuerte como si fuera el débil, de la gran corporación subvencionada como si fuese un pequeño grupo ideológico perseguido. Trucada la realidad de los hechos se cumple el axioma de Lek "la administración de la injusticia siempre se encuentra en las manos adecuadas". El puro dominio ideológico del poder se disfraza con los argumentos y los sistemas que se utilizaron en algún momento para proteger minorías. El efecto es un asalto bien conocido a la libertad de expresión, la imposición de lo políticamente impuesto y la sanción económica , cuando no la cárcel, al disidente.

1 comentario:

  1. Profesor: Ante un caso como el que nos ocupa, cualquiera consideraríamos disculpable el que hasta a D. Colacho se le escapasen algunas palabras gruesas mientras procedía él a expedir el correspondiente certificado de defunción de nuestra milenaria civilización.

    Y es que esa defunción no ha sobrevenido de repente ni por sorpresa. Muchos siglos ha durado la progresión de la mortal enfermedad; y, durante todo ese tiempo, no han faltado voces responsables que fueran dando cuenta de la gravedad del proceso y del fatal desenlace al que conducía.

    Las naciones europeas que se formalizaron durante la Edad Media, si bien favorecieron el que sus respectivos pueblos se dotaran de una acertada filosofía de vida –“Por Dios y por nuestro Rey”, que después sería “Por Dios y por la Patria”–, fracasaron ellas mismas en el aspecto ideológico institucional. Con lenguaje actual, podríamos decir que los poderes soberanos (los laicos y los religiosos) de aquellas naciones europeas se interesaron más por el “hardware” que por el “software”. Y así hubo de llegarse a las continuas guerras de interpredominio que debilitaron las naciones y las dejaron inermes, a merced del primer grupo ambicioso, sin escrúpulos y bien organizado que surgió.

    Como es notorio, ese referido grupo fue el que surgió en las colonias inglesas en territorios de América del Norte. Ese grupo, firmemente cohesionado por procedimientos secretos masónicos, puso los pilares fundacionales de los denominados EE. UU., se apoderó de las almas de los gobernantes ingleses –es decir, colonizó Inglaterra–, desde ésta planificó, organizó y dirigió la Revolución Francesa –es decir, colonizó Francia–, y…

    Bueno, yo no tengo espacio para más. Pero ahí está la Historia, a disposición de las personas interesadas en conocerla.

    José Antonio Chamorro Manzano

    ResponderEliminar