viernes, 17 de octubre de 2014

El pequeño Nicolás.

Todo el mundo, desde Faes hasta las Nuevas Generaciones, desde la señora magistrada hasta los medios de comunicacion andan sorprendidos de que un joven sin cualificación especial, ni puesto concreto, con apenas veinte años pueda codearse con el entorno del partido gobernante, da igual este que el otro, y pueda "vender" aparentemente favores hasta la supuesta cantidad de 25000 euros. Sentado al lado del Presidente de Faes, saludando al Rey, conversando con este u otro Secretario de Estado, ahora los dueños de los ficheros de los partidos nos recuerdan que "no ocupa cargo alguno".
Personalmente no entiendo la sorpresa. No están acaso los entornos de poder llenos de cantamañanas criados en la relación social y en el conocimiento de este u otro preboste. Si miramos desde las empresas públicas hasta la progresión en las listas, Nicolás, con sus calificaciones en el CUNEF, es un genio respecto a la media.
Nicolás, no tan pequeño, es un ejemplo, es el espejo que muestra lo que hay y lo que que la gente cree o sabe  que hay.
A mi no me causa ningún tipo de sorpresa que honestos funcionarios, acostumbrados a la adulación de favorito del partido, o avispados sinvergüenzas que piensan encontrar ventajas en la intermediación, se tragaran lo de Nicolás. Están hartos de verlo, con otros nombres pero con la misma cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario