martes, 25 de enero de 2011

Estoy muerto de frio

Serví en el RAAL 26 en Valladolid. Jamás ni en el más crudo invierno, ni en guardias, ni en plantones, ni de noche, ni de día, ni camino de las duchas,  ni a la vuelta, tuve que yo recuerde la sensación de frío que se tiene hoy en  los pasillos de la Facultad.  Hace unos años una alumna noruega asistía al curso de Derechos Humanos con gorro, bufanda y guantes; un tanto irónico le pregunté si en Noruega no hacía tanto frío y me respondió con un corte merecido: "Dentro de los edificios no".

2 comentarios:

  1. No hay que exagerar tanto, en los pasillos no debía hacer menos de diez grados y en las aulas 11 o 12, la temperatura ideal según el ministro Sebastián

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que la Facultad llevaba tres días cerrada pero eso no justifica que el "edificio biblioteca" siga con la disparatada calefacción centralizada. En todo caso ya nos podían mandar desde el rectorado más calefacción

    ResponderEliminar